viernes, 10 de agosto de 2007

En el idealismo mágico "Sólo se envejece en el espejo"



"Aquí estoy.Nunca me fui.
Antes de ti, no era.
Después de ti...
sólo nos queda el somos.
Joan y Soledad
Julio de 1939."


El tránsito de Joan Dolgut-hijo de un republicano desaparecido durante la guerra civil- y Soledad Urdaneta -única hija de un millonario colombiano-desde la adolescencia hasta los años dorados muestra muchos de los contrastes que pueden darse entre dos personas que sólo tienen en común la pasión.
Dos ancianos vestidos de novios se suicidan en el barrio del Born de Barcelona. Este es el arranque -en el sentido mecánico también, y sobre todo- de la novela. El porqué, desentramar este misterio, es la herencia que conforma la trama.
"Conocerla había sido lo mejor que le había pasado...y lo peor" a Joan Dolgut.
1939: La costa azul, el hotel Carlton de Cannes, un transatlántico rumbo a Nueva York. Y Colombia vergel que tras la muerte de Gaitán se sumerge en la violencia, en la barbarie desatada y sin final. Junto con la Barcelona de la posguerra y la actual, son los escenarios.

Ángela Becerra nació en Cali, estudió Comunicación y fue vicepresidenta de una agencia de publicidad durante 13 años en Barcelona.
Publicó en 2001 el poemario, Alma abierta, y dos años después, su primera novela, De los amores negados, Latino Literary Award 2004 de la Feria del Libro de Chicago.

Cuando ya tenía más de media novela escrita le robaron el ordenador con El penúltimo sueño dentro. A los que hemos perdido un texto insignificante, apenas un apunte, imaginar una situación así nos sume en una angustia abismal. La rehizo completamente y ganó el Premio Azorín en el 2005 -encontró las Bases en Internet-y el premio al Mejor libro colombiano de ficción 2005, otorgado por la Fundación Cultural Libros y Letras de Colombia.
Los taxonómicos la han enmarcado dentro del Idealismo mágico y han nombrado a Ángela Becerra su máxima sacerdotisa. El paisaje como escenificación del estado de ánimo del héroe, fenómenos extraños, infrecuentes pero posibles, trazos del romanticismo más sui generis, aquel que respondió a una época determinada y que ahora se ha convertido en un adjetivo que en demasiadas ocasiones señala lo demasiado edulcorado. Revisita el tema eterno con la esperanza de ponerlo de moda. Sin cerrar las puertas a un realismo social e individual: "El que come solo muere solo", le dice un tendero al protagonista. Una novela que constituye un excelente punto de partida para reflexionar sobre el azar y los hechos inacabados que cobran vida propia negándose a ser pasado.
Fotografía de la autora: http://www.elpaisliterario.com/dbimages/dbclients/elpaisliterario/000259zdes_newf_r.jpg
Fotografía de la portada del libro:
http://libros.linkara.com/pub/libros/df/f2/78/84837/c9226b271a4432e778a63122e5255c83_med.jpg


1 comentario:

Lourdes Lozano de la Mota dijo...

Rosario me gustaria escribir algo de unas peliculas pero todavia no manejo muy bien la técnica de la crítica. ¿te mando algo?